Círculos de Mujeres

¿Por qué unirnos a un círculo de mujeres?
“Un Círculo de Mujeres puede ser la fuerza más poderosa conocida por la humanidad. Si tienes uno, aprovéchalo y acógelo en tu vida. Si necesitas uno, búscalo. Si encuentras alguno, por amor hacia todo lo que es bueno y sagrado, sumérgete en él. Apóyate en él. Ámalo. Desnúdate. Deja que te vean. Deja que te sostengan. Deja que tus lágrimas renuentes caigan. Permítete resurgir feroz y ama delicada y apaciblemente. Serás transformada. La misma materia de tu ser será alterada”.
– Jeanette LeBlanc

La hermandad entre mujeres ha sido herida por la sombra colectiva que habita en lo femenino y la cultura patriarcal. Desconfianza, comparación, juicio, chusmerío, y mantenernos unas a otras “pequeñas” para encajar, se ha convertido en la forma en que conectamos con otras mujeres salvo que creemos conscientemente una nueva manera de estar juntas. Nuestra relación con otras mujeres, es un reflejo directo de la relación con nuestra esencia femenina y lo femenino en toda la vida. Una puerta para restaurar nuestra relación de confianza y celebración con nuestro femenino interno y con el principio femenino en la vida, … es a través de sanar la relación con las mujeres en nuestra vida.

Judith Duerk menciona en su libre Círculos de piedra “¡Cuán distinta podría haber sido tu vida si hubiera habido un lugar para ti, un lugar de mujeres! Un lugar en el que otras mujeres, de algún modo mayores que tu, hubieran podido ayudarte cuando tu estabas enraizando en la tierra de lo femenino antiguo...” 

Shinoda Bolen reflexiona en una entrevista que le realizaron, refiriéndose a su libro el Millonésimo Círculo. “Yo aliento a las mujeres a formar círculos que tengan un componente espiritual. Simplemente escuchando los problemas, anhelos y miedos de otras mujeres y contando los tuyos, adquieres fuerza. Un círculo digno de confianza tiene un centro espiritual, un respeto hacia los límites y una poderosa capacidad de transformar a las mujeres que lo constituyen.

-Perdone, ¿pero por qué un círculo?.
-Cuando uno está sentado en círculo y en silencio se da cuenta de que hay una conexión espiritual con poder transformador. Yo pertenezco a uno desde hace 18 años: encendemos una vela, guardamos silencio, contamos lo que nos preocupa, debatimos, y juntamos nuestras energías con un propósito.
-¿Convocan el poder interior?
-Interior y exterior. La espiritualidad, la física cuántica y el budismo dicen lo mismo: Todo y todos estamos conectados y por tanto lo que cada uno haga influye en el mundo. Entre mujeres hay una conexión natural. Algunos estudios evidencian que cuando una mujer que sufre estrés habla con otra mujer, ambas liberan la hormona de la maternidad que provoca que el estrés descienda. Estamos llenas de recursos poderosísimos a los que no prestamos atención, como el conocimiento intuitivo. Poderes que se pueden desarrollar en los círculos.

A su vez mi propia experiencia de participar por diez años todos los lunes en un círculo de mujeres en la Red LunaVenus, y haber coordinado el círculo de Mujeres que corren con los Tiempos por tres años con mi amiga del alma Josefina Cavalli, y otros espacios de círculos de mujeres desde el 2004 me dejaron una impronta de re-conexión, sanación, en la que cual cada vez que vuelvo a sentarme en círculo, algo conecta, algo se hermana y estoy de vuelta en casa.

Creo profundamente, que compartir un círculo de mujeres (que por suerte cada vez hay más), no sólo remite a una sanación de nuestra alma individual, si no que también generamos un cambio profundo en nuestros vínculos. Sentimos que esto es un primer paso para realizar nuestro pequeño-gran aporte para sanar nuestro planeta tierra.

Las invito a unirse cualquier círculo, el que les quede más cerca, el que más les resuene, por suerte hay muchos…pasar por la experiencia y ver como te resuena es una experiencia que toda mujer se debe a ella misma experimentar, no creo que salgas igual una vez de haber Salido al Bosque, como dice Clarissa Pinkola Estés.

"Convocar la magia, no es más que un cambio de conciencia".




Algunas de las Actividades realizadas
Para más información hacer click aquí. 











Algunos de los comentarios de las mujeres de nuestros círculos:
"Desde las palabras, las propuestas, las miradas, la contención que había en momentos tristes o las risas y sonrisas en momentos de inmensa alegría. Me nutrí de la Sabiduría que aparecía en el grupo y me nutría de la Fuerza que también estaba presente. Conecté mucho con esto también: “la alegría”. Sentía inmensa alegría. El trabajo en sí fue maravilloso. Las propuestas que hubo, desde las tareas a hacer, los bailes, las conversaciones. Yo encontré mucha magia en el círculo. Mucha profundidad. Muchas sensaciones.  Sentía muchísima dicha al ir y estar ahí. Para mí fueron como momentos mágicos. Muy reales porque cada una de nosotras transitaba y compartía diferentes experiencias… pero mágico igual, porque la sensación profunda de que “todo está bien como está” revoloteaba siempre en el aire. E imagino que eso tiene que ver con lo que se despierta en un círculo de mujeres". (Laura, 37 años) 

"Me gustó la dinámica que le imprimieron a los encuentros. Hicieron que con el cuidado con el que trabajaron se conformara un grupo que pudimos entregarnos con confianza en la tarea propuesta. Me gustaron los temas, hicieron que reflexionara sobre distintos aspectos de mi ser mujer, mis emociones y mis distintas maneras de conectarme con mis vínculos y cómo los expreso. Sentía placer por compartir y ganas de asistir a los encuentros. La parte de movimiento fue muy linda y sentida. Me parece muy bueno lo de alternar quietud y movimiento.Uds. dos fueron siempre muy claras en lo que expresaban y lo decían con mucha calidez. Me producía alegría cómo iban ajustando sobre la marcha, de acuerdo a la respuesta del grupo.Gracias por ser generosas con el material que nos dieron. Eso es compartir de verdad los conocimientos..no es muy común". (Silvia, 60 años).

"Todo fue muy enriquecedor, pero lo que más disfruté fue danzar. Muchas gracias por todo, fue muy lindo y enriquecedor cada encuentro y me llevo mucho para seguir trabajando". (Claudia, 41 años).

"Lo que más me gustó fue La intimidad que se fue logrando por la amorocidad de las integrantes y facilitadoras. Rescato lo simple, lo llano, el abrirnos en confianza con otras mujeres. La profesionalidad en el envío de info, seguimiento atento y no intrusivo, el compromiso a la tarea. La inclusión de lo corporal...el fuego…lo ritual”. (Viviana, 48 años)

“Lo que más me gustó fue la comunión con las demás integrantes del grupo, todas por igual. Está bueno que las coordinadoras se hayan entregado como dos más del recorrido y no en la postura del saber. Específicamente, en mi caso, me gustaron mucho las visualizaciones que hicimos, fueron muy clarificantes para mí”. (Soledad, 33 años)

"En cada encuentro estuvo siempre presente el amoroso y cuidado acompañamiento de Mariavi y Josefina desde el detalle más pequeño hasta el gesto más comprometido hacia cada una de nosotras conteniendo emociones y estados del alma que juntas íbamos despertando. Recorrer nuestro Viaje Heroico de la mano de estas dos mujeres es una travesía de crecimiento y reencuentro maravillosa". (María José, 40 años)

“Prepararon los encuentros, aportaron material, se abrieron a nosotras como nosotras a ustedes. No se quedaron en el rol de coordinadoras, en el "sitial" del conocimiento y con el bastón de conducción firmemente amarrado a vuestras manos. Yo tenía ganas de ir los sábados al encuentro, más allá del cansancio de toda la semana, o de una mañana fría y la camita tentadora para quedarse un rato más”. (Silvia, 58 años)